free css templates

FABRICANDO IDEAS

Suscribete y recibe gratis un taller de microrrelatos

CONSEJOS

Mobirise

ESCRITOR NOVEL

Eres un escritor novel. Puede que siempre lo seas, o puede que alguna editorial se interese por tu trabajo.

Si estás, de momento, en la primera fase, crees que siempre serás un escritor novel. No desesperes. Una regla de oro para el escritor es, nunca te rindas, sigue siempre adelante y, sobre todo, no dejes de escribir, hazlo todos los días. Un escritor necesita estar siempre anotando, por eso te aconsejo llevar siempre contigo una libreta y un bolígrafo. Tal vez estés tomando un café en la terraza de un pintoresco bar. ¿Te has fijado en el paisaje? ¿Qué se ve, la carretera, edificios, las montañas a lo lejos, el mar? ¿Has oído, accidentalmente, la conversación de la pareja de la mesa contigua? ¿Parecen discutir, intercambiar opiniones? ¿Has visto ese pajarillo que corretea entre las sillas buscando comida? ¿Y el cielo? Todo despejado, de un azul pastel, moteado por alguna nube despistada. O tal vez, nublado, amenazando tormenta. ¿Hace viento, hace calor? ¿El ruido de los coches es ensordecedor? ¿O tal vez el silencio te deja apreciar el sonido de la naturaleza? Un ciclista pasa por la carretera, sumido en sus pensamientos, ¿qué puede estar pensando?

Coge la libreta y anótalo. Sensaciones, opiniones, pensamientos. Hazte preguntas, inventa respuestas, observa, es la mejor herramienta de un escritor, la observación. Captar lo que hay a tu alrededor te ayudará a escribir con más realismo. Debes conocer a las personas, ver cómo se comportan, cómo hablan qué opinan. La gente que te rodea pueden ser futuros personajes de alguna de tus obras. Una conversación perdida, puede proporcionarte una gran idea. Un paisaje que te sorprenda, puede convertirse en un buen escenario. Cambia, combina, inventa y escribe. No te preocupes de la forma o la ortografía, no de momento, lo importante es escribir.

Escribir es como correr para mantener la forma. Debes hacerlo todos los días para no perder la costumbre ni la forma física. Cuando logres una rutina te sentirás tan bien que luego no podrás dejarlo.

Guarda siempre esa libreta, nunca sabes cuándo te será útil.

Si eres constante, poco a poco tu estilo se irá perfilando, perfeccionarás tus trabajos y, sin darte cuenta, verás que tus obras tienen calidad. Si alguna editorial se interesa por tu obra, enhorabuena. Pero no te relajes, este será el comienzo de un arduo trabajo de constancia y aprendizaje. Un escritor nunca deja de aprender, recuérdalo.

Aprende a corregir tu obra. Lee, lee, lee y relee. Tacha, añade, borra y cambia. Revisa tu texto tantas veces sea necesario. Pero debes tener algo en cuenta, ninguna de tus obras te parecerá buena, siempre querrás mejorar algo, cambiar. Llegará un momento que tendrás que decir, basta, está bien así. Cuando escribimos siempre pensamos que podríamos hacerlo mejor. Si has trabajado, has corregido y te has esforzado en que la escritura sea buena, confía en ti mismo, seguro que tienes una buena obra entre manos.

Y, para terminar, nunca pienses en escribir para otros, o para vender muchos ejemplares. Escribe para ti, de este modo no habrá presiones y tu escritura saldrá del corazón, de tu alma. Se convertirá en un trabajo de calidad.

Siguiente

Suscribete y recibe gratis un taller de microrrelatos

© Copyright 2019 Fabricando ideas                                                                             https://ideasbonitasacolor.blogspot.com/